Paseo fotográfico por el Cimitero Monumentale di Milano [Cementerio Monumental de Milán] [Fotografías] – I / I – Josefina Martos Peregrín

Paseo fotográfico por el Cimitero Monumentale di Milano [Cementerio Monumental de Milán] [Fotografías] – I / I – Josefina Martos Peregrín

Paseo fotográfico por el Cimitero Monumentale di Milano [Cementerio Monumental de Milán] [Fotografías] – I / I

***

***

Paseo fotográfico por el Cimitero Monumentale di Milano [Cementerio Monumental de Milán] [Fotografías] – I / I

El Monumental de Milán impresiona, por su extensión inabarcable (casi 260.000 m² sembrados con unos 15.000 monumentos) y por su belleza.

Como ocurrió en el resto de Europa, Lombardía-Véneto decidió, en el siglo XIX, por razones de salubridad, trasladar los cementerios urbanos a la periferia. En Milán se abrió en 1863 el concurso para la presentación de proyectos: lo ganó el arquitecto Carlo Maciachini, con la propuesta de un jardín neogótico, un enorme parque por el que pasear, rodeado no de un muro, sino de una verja que permite la comunicación entre vivos y muertos. En realidad Maciachini hablaba de “comunión” entre unos y otros, milagro que en este monumental cementerio parece posible, gracias a la combinación de memoria y belleza. La exuberancia domina, no solo en los monumentos funerarios, sino también en los magníficos árboles –cipreses, magnolios, cedros…-, en los arbustos de boj, evónimo y tantos que no identifico. Ese verdor omnipresente suaviza la piedra, contrasta con el bronce, ampara la vida.

Dicen los milaneses que se trata de un museo al aire libre; se quedan cortos: cada obra de arte y cada tumba son ventanas abiertas a mil relatos callados.

Se inauguró en 1866; muy pronto comenzó a enriquecerse con obras arquitectónicas, esculturas, mosaicos e incluso pinturas de los mejores artistas. En el Famedio (Templo de la Fama) dedicado a los personajes más notables, en una sola capilla se combinan a menudo diferentes artes plásticas.

Quince mil monumentos funerarios dan para mucho, ni los vi todos, ni fotografié todos los que vi y aun así tomé unas doscientas fotografías. Conviven estilos muy diferentes: románico, gótico, bizantino, realista, modernista, diferentes vanguardias del siglo veinte… Sin que falten muestras de arte romano antiguo, egipcio o etrusco.

Existen tres zonas delimitadas atendiendo a la religión: católica, no católica y judía, siendo la católica la más amplia y de mayor ornamentación, aunque no faltan las composiciones escultóricas en ninguno de los repartos; incluso en el judío abundan los relieves, si bien no figurativos.

Confieso que recorriendo los caminos y senderos de esta necrópolis, traspasé contínuamente los límites entre el área católica y la no católica, de manera que me resulta imposible adscribir con seguridad los sepulcros fotografiados a credos o descreimientos. El parque-jardín no se acaba nunca, imposible recorrerlo en una sola mañana, en especial si se quieren degustar las exquisitas, extrañas, llamativas, colosales o mínimas obras de arte que lo pueblan. Porque, en efecto, el verbo apropiado es “poblar”, un pueblo habitado por miles de estatuas de hombres y mujeres adultos, viejos, niños, santos, héroes, animales, geometrías simbólicas; en grupo o en solitario, a veces parecen mirarse unas a otras e incluso dirigirse la palabra, en medio de escenas de los evangelios, o bajo un templo clásico, o una montaña por la que asciende una yunta de bueyes (de piedra, naturalmente).

Existe una magna edificación, el Famedio (Templo de la Fama), de la que hablaré en la quinta entrega.

Aun sabiendo la imposibilidad de sistematizar los motivos iconográficos, intentaré dotar al conjunto de un mínimo orden.

*

Fotografías

1

Sepulturas del reparto judío

*

Josefina Martos Peregrín – Cementerio Monumental de Milán – I / I – 1

*

*

*

Josefina Martos Peregrín – Cementerio Monumental de Milán – I / I – 2

*

2

El alma necesitada de guía, como un ciego que entrara en un mundo desconocido

*

Josefina Martos Peregrín – Cementerio Monumental de Milán – I / I – 3

*

*

*

Josefina Martos Peregrín – Cementerio Monumental de Milán – I / I – 4

*

*

*

Josefina Martos Peregrín – Cementerio Monumental de Milán – I / I – 5

*

3

Orfandad, niños y madres.

*

Josefina Martos Peregrín – Cementerio Monumental de Milán – I / I – 6 – Apenas queda nada del rostro de la madre, pero sus hijos la reconocen

*

*

*

Josefina Martos Peregrín – Cementerio Monumental de Milán – I / I – 7

*

*

*

Josefina Martos Peregrín – Cementerio Monumental de Milán – I / I – 8

*

*

*

Josefina Martos Peregrín – Cementerio Monumental de Milán – I / I – 9

*

*

*

Josefina Martos Peregrín – Cementerio Monumental de Milán – I / I – 10

*

*

*

Josefina Martos Peregrín – Cementerio Monumental de Milán – I / I – 11

*

*

*

Josefina Martos Peregrín – Cementerio Monumental de Milán – I / I – 12

*

*

*

Josefina Martos Peregrín – Cementerio Monumental de Milán – I / I – 13 – ¿Quién lleva juguetes a esta niña muerta desde hace tiempo?

*

*

*

Josefina Martos Peregrín – Cementerio Monumental de Milán – I / I – 14

*

*

*

Josefina Martos Peregrín – Cementerio Monumental de Milán – I / I – 15

*

*

*

Josefina Martos Peregrín – Cementerio Monumental de Milán – I / I – 16

*

***

Josefina Martos Peregrín

About Author