El lamento de Prometeo

Back to homepage
El lamento de Prometeo

El viaje – Un relato de Tomás Gago Blanco

El viaje *** *** El viaje Ayer subí al tren en la estación que sin saberlo tenía asignada. Un tren vacío de sonrisas y lleno de temores, de vagones infinitos.

El lamento de Prometeo

Introspección – Tomás Gago Blanco

Introspección *** *** Introspección Ocho treinta de la mañana. Llego a la oficina; el traqueteo del metro en mi cerebro mantiene su cadencia. Nada extraño. Nada siento. Hoy, lo veo.

El lamento de Prometeo

Juego de niños – Tomás Gago Blanco

Juego de niños *** *** Juego de niños —Cuéntame un cuento, abuelo. El niño juega a los pies del anciano y apoya su espalda en las piernas enjutas que igual

El lamento de Prometeo

Miedo a volar – Tomás Gago Blanco

Miedo a volar *** *** Miedo a volar El nido es acogedor y resguarda. Su protección emana de la supuesta robustez que da desconocer lo que rodea algo tan delicado

El lamento de Prometeo

Cuacos de Yuste – Un relato de Tomás Gago Blanco

Cuacos de Yuste *** * Cuacos de Yuste Todo comenzó el día que el rubio, al firmar su examen de matemáticas, garabateó con su imprecisa caligrafía un nombre raro, extranjero,

El lamento de Prometeo

El quesero – Un relato de Tomás Gago Blanco

El quesero *** *** El quesero Todos los veranos, cuando el heno iba llenando poco a poco los heniles y la tenada se cubría de polvo pegajoso que picaba los