El lamento de Prometeo

Back to homepage
El lamento de Prometeo

Calabaza, calabaza… – Un relato de Tomás Gago Blanco

Calabaza, calabaza… [Relato] *** *** Calabaza, calabaza… El sol de agosto silencia el pueblo. A la hora de la siesta solo se oyen por las calles nuestros pasos precipitados camino

El lamento de Prometeo

El viaje – Un relato de Tomás Gago Blanco

El viaje *** *** El viaje Ayer subí al tren en la estación que sin saberlo tenía asignada. Un tren vacío de sonrisas y lleno de temores, de vagones infinitos.

El lamento de Prometeo

Introspección – Tomás Gago Blanco

Introspección *** *** Introspección Ocho treinta de la mañana. Llego a la oficina; el traqueteo del metro en mi cerebro mantiene su cadencia. Nada extraño. Nada siento. Hoy, lo veo.

El lamento de Prometeo

Juego de niños – Tomás Gago Blanco

Juego de niños *** *** Juego de niños —Cuéntame un cuento, abuelo. El niño juega a los pies del anciano y apoya su espalda en las piernas enjutas que igual

El lamento de Prometeo

Miedo a volar – Tomás Gago Blanco

Miedo a volar *** *** Miedo a volar El nido es acogedor y resguarda. Su protección emana de la supuesta robustez que da desconocer lo que rodea algo tan delicado

El lamento de Prometeo

Cuacos de Yuste – Un relato de Tomás Gago Blanco

Cuacos de Yuste *** * Cuacos de Yuste Todo comenzó el día que el rubio, al firmar su examen de matemáticas, garabateó con su imprecisa caligrafía un nombre raro, extranjero,