Música

Back to homepage
Filosofía Música Sendas Entrópicas - Silvia Olivero Anarte Ars Mvsicae

Cultura, música y educación. Una cuestión de Estado – Silvia Olivero Anarte

Cultura, música y educación. Una cuestión de Estado *** *** Cultura, música y educación. Una cuestión de Estado “La cultura, que es la esencia de la felicidad y la fuente

Crítica Literaria Música

El universo literario de la obra dramática: teatro lírico popular o estampas líricas escenificadas – María Jesús Pérez Ortiz

El universo literario de la obra dramática: teatro lírico popular o estampas líricas escenificadas *** *** El universo literario de la obra dramática: teatro lírico popular o estampas líricas escenificadas

Música

Apoteosis del Cuplé y el Teatro de Variedades en el Madrid de principios del siglo XX – María Jesús Pérez Ortiz

Apoteosis del Cuplé y el Teatro de Variedades en el Madrid de principios del siglo XX *** *** Apoteosis del Cuplé y el Teatro de Variedades en el Madrid de

Música Sendas Entrópicas - Silvia Olivero Anarte Ars Mvsicae

Ἀνάμνησις [El sonoro silencio de la hemeroteca] – II – María Rodrigo Bellido, Compositora [1888 – 1967] – V – Silvia Olivero Anarte

Ἀνάμνησις [El sonoro silencio de la hemeroteca] – II – María Rodrigo Bellido, Compositora [1888 – 1967] – V *** *** Ἀνάμνησις [El sonoro silencio de la hemeroteca] – II

Música Sendas Entrópicas - Silvia Olivero Anarte Ars Mvsicae

Ἀνάμνησις [El sonoro silencio de la hemeroteca] – II – María Rodrigo Bellido, Compositora [1888 – 1967] – IV – Silvia Olivero Anarte

Ἀνάμνησις [El sonoro silencio de la hemeroteca] – II – María Rodrigo Bellido, Compositora [1888 – 1967] – IV *** *** Ἀνάμνησις [El sonoro silencio de la hemeroteca] – II

Música Sendas Entrópicas - Silvia Olivero Anarte Ars Mvsicae

Ἀνάμνησις [El sonoro silencio de la hemeroteca] – II – María Rodrigo Bellido, Compositora [1888 – 1967] – III – Silvia Olivero Anarte

Ἀνάμνησις [El sonoro silencio de la hemeroteca] – II – María Rodrigo Bellido, Compositora [1888 – 1967] – III *** *** Ἀνάμνησις [El sonoro silencio de la hemeroteca] – II