Relatos, de Rudyard Kipling – Fuensanta Niñirola

Relatos, de Rudyard Kipling – Fuensanta Niñirola

Relatos, de Rudyard Kipling [1]

 

***

 

 

***

 

El libro que nos ocupa, es una excelente recopilación de 30 relatos con un postfacio de Alberto Manguel sobre la vida y obra del autor. Para quien sólo conozca la obra llamada juvenil de Kipling, estos relatos son absolutamente diversos, y nos muestran un aspecto desconocido, en algunos momentos terriblemente duro y sarcástico, dulce y emotivo en otros.

Rudyard Kipling (1865, Bombay – 1936, Londres), gran novelista y poeta británico, era hijo de un profesor de Escultura Arquitectónica establecido en Bombay. Los primeros cinco años de su vida los vivió casi como un indígena, correteando por los bazares y hablando indostaní, con su aya portuguesa y su criado hindú Meeta. A los 6 años sus padres lo enviaron a Inglaterra para recibir la consabida educación británica. Kipling reconoció esos años como los peores de su vida. Cinco años más tarde, ingresó en el United Service College, en Devonshire, y como no podían permitirse estudios superiores, su padre le encontró un empleo en Lahore, (Punjab) como asistente editor de un periódico local. Llegó a Bombay en octubre de 1882. A pesar de que su trabajo era muy duro y exhaustivo, poco tiempo después ya publicó su primera colección de versos, que fue seguida por diversas publicaciones, una vez que se lanzó a escribir. Cinco años después, Kipling fue transferido a otro periódico en Allahabad, hasta principios de 1889, en que fue relevado de su cargo.

 

 

 

Ese mismo año abandonó la India, con destino a Gran Bretaña, por la ruta del sureste asiático y San Francisco, todo un periplo. Viajó por todo el norte de los Estados Unidos, de Oeste a Este, escribiendo artículos para el periódico, hasta llegar a Nueva York, donde tuvo un encuentro con Mark Twain, que le impresionó favorablemente. Su fama le precedió y varios editores londinenses ya le habían aceptado historias.

En Londres conoció a W. Balestier, escritor y editor estadounidense con el que colaboró en una novela y con cuya hermana Carrie contrajo matrimonio, a los 26 años, en Londres. Iniciaron el viaje de novios por Estados Unidos y Japón, con destino final en Samoa, para conocer a J.L. Stevenson, sin embargo, cuando llegaron a Yokohama, les llegó la noticia de la quiebra de su banco, por lo que tuvieron que regresar a Vermont, EE.UU., donde se instalaron, junto a la familia de Carrie, ya embarazada, por entonces. En esta casita nacieron sus dos hijas, Josephine y Elsie. Fue también aquí donde El libro de la selva vio la luz. En julio de 1896, los Kipling abandonaron Estados Unidos rumbo a Inglaterra, estableciéndose en Torquay. Ya era un hombre famoso. Al año siguiente, la familia se trasladó a Sussex, donde nació su primer hijo varón, John. En 1898 viajó a Sudáfrica, y al volver, escribió poesías en apoyo de la causa británica en la guerra de los Bóers. Kipling tuvo mala suerte con sus hijos: en 1899, su hija Josephine murió de pulmonía, y en la Gran Guerra murió su único hijo varón, John, lo que sumió a Kipling en un estado de tristeza y desesperanza, que se trasluce en sus últimos escritos.

A pesar de haber rechazado siempre todos los galardones que merecidamente había ganado, como la Orden de Caballero y la del Mérito, y el Premio Nacional de Poesía, en 1907 aceptó el premio Nobel de Literatura, siendo el primer inglés que lo recibía. A su muerte, Kipling dejó un enorme legado de cinco novelas, más de 250 historias cortas y 800 páginas de versos. Borges dijo de él que, rodeado por la fama, Kipling fue siempre un hombre distante y solitario. Una obra tan diversa presupone muchas dichas y muchos pesares que no sabremos nunca y que no debemos saber. Y cita a George Moore, al decir que Kipling era, después de Shakespeare, el único autor inglés que escribía con todo el diccionario.

Hay, lógicamente, muchos relatos ambientados en la India, donde comprendemos la situación física y emocional de los oficiales británicos encargados de trabajos civiles; situación dura, por la climatología, las condiciones de vida y a su vez, de una terrible soledad.

En Los constructores de puentes, por ejemplo, se combinan dos niveles, el real y el mágico; la espera de una gran crecida del Ganges, que va a poner a prueba su solidez y el buen hacer de su arquitecto, y durante esa aciaga noche, la asamblea de dioses hindúes, que debaten sobre la llegada de los occidentales y los cambios ocurridos en la sociedad hindú. Así Krishna, Hanuman el mono, Ganesha el elefante, la madre Gunga, Kali la de los ocho brazos, todos dirimen sobre el futuro de su pueblo, mientras el Ganges ruge inundándolo todo a su paso. El milagro de Purum Bhagat, impregnado de sabiduría oriental, nos emociona, como Sin pasar por la vicaría, donde el sahib blanco llora por su dulce mujer y su hijito indostánicos que mueren por el cólera. En otros, como el muy conocido El hombre que pudo reinar, nos narra unas increíbles aventuras de dos oficiales británicos por el imaginario Kafiristán. Estos enloquecidos oficiales, quieren “saber por los libros, conocer el camino y llegar a ser reyes”. O las aventuras de un oficial que se pierde en un desierto, dando con una especie de cementerio de muertos en vida, de claras reminiscencias a E. A. Poe., en La extraña galopada de Morrowbie Jukes. Y también con ecos de Poe leemos La marca de la bestia o La ciudad de la noche atroz.

África es otro escenario de relatos, como Una guerra de sahibs, cuyo narrador es un sij, ayudante de un oficial británico en la guerra contra los Bóers. Su versión de la guerra y sus críticas al modo en el que los sahibs resuelven sus conflictos, que al ser puestas en boca de un indostánico- alter ego de Kipling- y no de un europeo, pueden ser más libres, nos indican su posicionamiento. Borges, en uno de sus prólogos decía: “Supo el hindi antes de saber inglés y conservó, casi hasta el fin, la capacidad de pensar en ambos idiomas. Un sij me dijo que era evidente que el relato Una guerra de sahibs había sido concebido en lengua vernácula y traducido luego al inglés.” Y en Los zorritos, donde con un sarcasmo terrible muestra cómo funciona la administración en las colonias y cómo se desintegran los parámetros de la metrópoli bajo el sol de Etiopía, con la parábola de la caza del zorro.

También hay relatos ambientados en Inglaterra, uno absolutamente autobiográfico como Bee, bee, ovejita negra. En él se explaya el autor narrando sus desgracias casi dickensianas en la escuela familiar donde sus padres, en la ignorancia o la incapacidad de conseguir algo mejor, le dejan abandonado en manos de una mujer cruel y un adolescente odioso, que le amargan sus años infantiles y casi le dejan ciego, además de generarle un resentimiento y una actitud antisocial tremenda. Sin embargo, relatos como Ellos, son de una exquisita dulzura y una melancólica mirada sobre el deseo maternal y la muerte en la infancia. Y el maravilloso El mejor relato del mundo, todo un ensayo sobre la metempsicosis y, a la vez, sobre la psicología humana. También hay un relato de mar, Un hecho real, donde se diluye la frontera entre lo verosímil y lo extraordinario, y un grupo de periodistas trata sin éxito de relatar un hecho increíble.

En fin, es una muy buena selección, que nos muestra un Kipling diverso, crítico y a la vez solidario con sus compatriotas, sobre todo con aquellos que se dejan la piel trabajando para un país que en muchos casos ni comprende el esfuerzo con que le ofrecen su vida, e incluso son atacados por ello. Fue Kipling el que mostró al resto de Inglaterra la cara desconocida, extraña y lejana de la Joya de la Corona. Desde una óptica victoriana, pero a la vez inmerso en el corazón de la India, sus relatos destilan una fina ironía crítica de los errores de la colonización a la vez que la defiende, como no puede ser de otro modo: es un testigo perfecto de una época que está a punto de alumbrar otra.

 

***

Fuensanta Niñirola

______________

Nota

  1. Rudyard Kipling. Relatos. Selección y Postfacio de Alberto Manguel. Traducción de Catalina Martínez. El Acantilado [Narrativa del Acantilado, 133]; Barcelona, 2008. ISBN: 978-84-96834-38-5

 

 

 

Autor

Comments

  1. gamefly free trial
    gamefly free trial 28 mayo, 2019, 03:42

    Hello! I know this is kind of off topic but I was wondering if you knew
    where I could get a captcha plugin for my comment form?

    I’m using the same blog platform as yours
    and I’m having trouble finding one? Thanks a lot!

    Reply this comment
  2. how to get help in windows 10
    how to get help in windows 10 28 mayo, 2019, 11:39

    Wow, marvelous blog layout! How long have you been blogging for?
    you make blogging look easy. The overall look of your website is fantastic, let alone the content!

    Reply this comment
  3. gamefly free trial
    gamefly free trial 1 junio, 2019, 05:38

    Howdy! This article could not be written any better!
    Looking through this post reminds me of my previous roommate!

    He continually kept preaching about this. I am
    going to forward this article to him. Fairly certain he’s going to have a
    very good read. Thanks for sharing!

    Reply this comment
  4. gamefly free trial
    gamefly free trial 3 junio, 2019, 10:36

    Spot on with this write-up, I actually feel this web site needs a great
    deal more attention. I’ll probably be returning to see more, thanks for
    the advice!

    Reply this comment

Write a Comment

Your e-mail address will not be published.
Required fields are marked*