Invitados a la vida – Sebastián Gámez Millán

Invitados a la vida – Sebastián Gámez Millán

Invitados a la vida

 

***

 

Robert Doisneau – Les coiffeuses au soleil, Paris 1966

 

***

Que levanten la mano aquellos que hayan pedido venir a la vida. Parece que no hay nadie a la vista. No ignoro que vivir no es fácil y, menos aún, sobrevivir a lo vivido. Para algunas personas, como señalaba Sófocles, “haber nacido es el peor de los males”. Pero, después de todo, ¿quién puede elegir no haber nacido?

Sin embargo, si se puede elegir entre agradecer el milagro probabilístico de haber nacido -¡había tantas opciones de no ser, y al final somos!-, o estar lamentándose continuamente por ello, sin duda prefiero lo primero. Poder jugar, compartir, entender, sonreír… Y no dejar de maravillarnos ante este asombroso planeta, ¿no es bastante más de lo que habíamos pedido?

En contra de una creencia tan arraigada como extendida, este planeta no nos pertenece; más bien le pertenecemos nosotros a él, ya que nosotros provenimos de él, y no al revés. No obstante, estamos destruyéndolo. El sentimiento de pertenencia nos lleva a descuidar y maltratar lo que nos rodea, incluido a nosotros mismos. Porque en cierto modo somos lo que hacemos, y lo que hacemos nos lo hacemos a nosotros, como un escultor al tiempo que moldea y modela se esculpe a sí mismo.

Si no respetamos y cuidamos de lo que nos rodea, ¿cómo pretendemos que nos respeten y cuiden? Si queremos ser respetados, ¿por qué no respetamos a los otros? Nos debemos educada reciprocidad (quizá en ella se funda la ética). Sin amor, sin humanidad, podemos acabar en un odio sin fin, en una destrucción perpetua. Bajo esa educada reciprocidad, las diferencias, tan naturales como inevitables, nos enriquecerán.

Un invitado a la vida agradece el espacio que se le ofrece para vivir. Acepta las leyes y costumbres de sus anfitriones, pero puede conversar para tratar de ampliarlas. Aprende los símbolos y la lengua de los que los acogen, pero puede practicarlos y mejorarlos. En cualquier caso, cuando llegue la hora de abandonar la casa procurará dejarla al menos tal como estaba cuando llegó a ella. Y si sabe valorar justamente la herencia recibida, se esforzará por elevarla a la altura de la historia, y dejarla más cuidada, limpia y bella de como la recibió. En esto consiste acaso nuestra gratitud y nuestra dignidad como invitados a la vida, en abandonar la casa habiendo aumentado su valor durante nuestra residencia en ella.

 

***

Sebastián Gámez Millán

 

 

Autor

Comments

  1. gamefly free trial
    gamefly free trial 1 junio, 2019, 02:57

    Greetings from California! I’m bored at work so I decided to check out your blog on my iphone during
    lunch break. I enjoy the information you present here and
    can’t wait to take a look when I get home. I’m shocked at how fast your blog loaded on my cell phone ..
    I’m not even using WIFI, just 3G .. Anyways, amazing blog!

    Reply this comment
  2. gamefly free trial
    gamefly free trial 3 junio, 2019, 01:07

    Great blog here! Also your website rather a lot up very fast!
    What host are you the usage of? Can I am getting your affiliate link in your host?
    I want my site loaded up as quickly as yours lol

    Reply this comment
  3. gamefly free trial
    gamefly free trial 4 junio, 2019, 02:48

    I always emailed this website post page to all my contacts, as if like to read it
    after that my friends will too.

    Reply this comment

Write a Comment

Your e-mail address will not be published.
Required fields are marked*