«Los perfiles del aire», de Inmaculada García Haro – Una reseña de Alexander Besú Guevara

«Los perfiles del aire», de Inmaculada García Haro – Una reseña de Alexander Besú Guevara

Los perfiles del aire, de Inmaculada García Haro – Una reseña de Alexander Besú Guevara [Reseña]

***

***

Los perfiles del aire, de Inmaculada García Haro – Una reseña de Alexander Besú Guevara [Reseña]

Este es un libro-madriguera, donde la poesía se refugia a lamerse las heridas, a vigorizarse silenciosa y axiomáticamente. Un libro de voz y palabras traumáticas y filosas como catanas, palabras tardías y prematuras, lúcidas e insensatas, rectas y abigarradas, pero, sobre todo, dolorosas. Bellamente dolorosas y fundacionales. Fundan un dolor áspero, personal y testimoniante a la vez. En sus páginas hay brotaciones líricas que preconizan la belleza. Una voz frondosa y tierna de mujer se entretiene bordando el tejido de sus enunciaciones, con irresistible pujanza imaginal. La imaginación del ser humano es el más poderoso de sus utensilios. Con él se puede crear todo un mundo,o toda una cosmogonía, con la sustancia increada de las representaciones simbólicas.

Sin estridencias tropológicas ni paroxismos lexicales, Inmaculada García escribe humanamente con una fe ciega en su verdad, sin abalorios ni pirotecnias lingüísticas, pero con una madurez conceptual conmovedora, con una definición ética des-dogmatizada, de un espesor estético insoslayable, de una densidad filosófica plausible, decorada con sinceridades auténticas,legalizadas por la cotidianidad de la angustia y la auto-indagación. Este es uno de esos libros donde los versos se yerguen mostrando su linaje ilustrativo y temperamental, como bucles expresivos. Con una provisión semántica inusitada y un fornido poderío semiótico, la autora levanta su catedral compositiva sobre los sólidos cimientos del verso libre, hermoso y almado, sin desdeñar la poesía silábica, a la que acude confiando en el carácter convocador del soneto y su poder sonoro. Con esto le basta para enfrentarse al frío. Con esto, y con la terneza de su voz, la urgente brotación de su lirismo y la enumeración de sus vivencias, de sus amores nervudos que involucran y suman,de sus dolores tautológicos y deshumanizantes.

Según George Santayana, vivir es perder tiempo: nada podemos recobrar o guardar sino bajo forma de eternidad. Pero Inmaculada, que sabe desarticular los arquetipos, sabe también que el tiempo empleado en vivir amantemente no es una pérdida, sino una inversión. Más temprano que tarde, las ganancias engrosarán las arcas del alma, pero antes hay que manifestarlo, hay que desenvolver, como una alfombra roja, un lenguaje expedito, sin barroquismos, sin excesivos arabescos, que ilustre y resuma, que inaugure sentimientos, que traduzca la belleza sin pretensiones de atrapar lo eterno, como lo ha hecho ella en este poemario. No es un libro fundador de neo-corrientes literarias, pero funda latidos novedosos. No es tampoco revelador de secretos semánticos, pero devela las recónditas galerías interiores de esta mujer que se gasta al servicio de la poesía y cumple,silenciosa y rigurosamente,con su deber de traducir su mundo interior.

En el prólogo de este libro, el autor español José Sarría Cuevas dice de Los perfiles del frío:

“…Aquí va a encontrar el lector un conjunto de veintisiete espléndidos poemas que desgranan, como si se tratara de un caleidoscopio imaginario, una especie de bitácora fragmentada en palabras para recomponer, a través de la memoria, el hilván de los momentos de toda una vida.”

Y tiene razón: Inmaculada García ha escrito un libro musicalino y cadencioso, con un lenguaje intemporal y muy contextualizado a la vez. Inmaculada es, sin lugar a dudas, un ser consustancial con su propia poesía, comparten la misma materia. Una poesía que es una aleación de dos vocaciones: de arpa una, y de ánfora la otra. Por eso vibra y suena, a la vez que guarda viejos aromas. Olores y música sublimes y dolorosos, llenos de naufragios interiores y exteriores, de urgencias, de soledades y de apasionadas lástimas. Escuchemos a Inmaculada García Haro, porque esta mujer angelada y promisoria tiene mucho que decirle al mundo, démosle las gracias por este regalo para los sentidos, por este libro lleno de bondades comunicativas. Bienvenido Los perfiles del frío a la mayor de las Antillas, no sólo porque es una dádiva para el lector cubano, sino también porque ilustra la cosmogonía personal de una mujer de eternos desasosiegos, pero ungida con los profundos y misteriosos aceites de la poesía.

***

Alexander Besú Guevara

Feria Internacional del Libro – La Habana [Cuba] / 2024

___________________________

Nota

Inmaculada García Haro. Los perfiles del frío. Valparaíso Ediciones, Granada, 2022. ISBN: 978-84-18694-93-6.

Categories: Crítica Literaria

About Author