Antonio de Guevara Noroña y su «arte de humanidad» – José Biedma López

Antonio de Guevara Noroña y su «arte de humanidad» – José Biedma López

Antonio de Guevara Noroña y su «arte de humanidad»

***

***

Antonio de Guevara Noroña y su «arte de humanidad»

El profesor Pedro Cerezo Galán dejó escrito hacia 1991 [1] que el ensayo, género literario, se ha convertido hoy en «el estilo mental de la filosofía», su principal medio de comunicación frente al sistematismo tratadista que predominó durante gran parte de la modernidad. No es nuevo el espíritu abierto y problemático de los escritos filosóficos, muchos textos platónicos son aporéticos, dialógicos, dramáticos, no dogmáticos, y el mismísimo Aristóteles concibe su Ética como un saber práctico y problemático. Las lecciones “akusmátikas” del Estagirita (escuchadas de oído muchas de ellas, luego registradas por escrito), no están cerradas en absolutos sistemáticos. A Nietzsche no le faltó razón -en este caso, en otros sí- para asociar el espíritu de sistema a la voluntad de poderío y de dominio, es decir al pretencioso intento por someter la realidad a plan y control. El sistema, el ordo concluso, devalúa la fluencia inagotable de la actualidad, fija sub specie aeternitatis, despreciando el devenir temporal, y neutraliza con ello la crítica, al proponerse como verdad definitiva y sobre el Todo. Dicha aspiración y pretensión doctrinal puede resultar peligrosa. Da miedo. Así, cuando Hegel propone la existencia efectiva del espíritu como reconciliación histórica de lo universal y lo particular en el Todo del Estado, es decir en el Estado Totalitario. Contra Hegel llegó a sentenciar Adorno: «La verdad no es el todo», ¡motivos tenía para protestar después del holocausto!

Tras los tratados escolásticos y sus Summae teológicas y metafísicas, la circunstancialidad, la momentaneidad y el fragmentarismo definen según el maestro Cerezo el estilo del ensayo como actitud experimental, que fue propio del pensar humanista del Renacimiento (también en Galileo, sujeto «ensayador», es decir, «experimentador»). Igualmente, en los albores de nuestra Edad de Oro literaria, en la aurora y entreacto entre dos luces, emergió el ensayo como género de exploración y aclaración, en busca de lo nuevo y durante la crisis y obscurecimiento de lo trasnochado. Frente al «gran relato» incontestable del pecado y la redención, el microrrelato ejemplar, a semejanza de los exempla moralizantes del Medievo. Frente a lo habitual, lo posible.

Bastante antes de que Montaigne popularizara el nombre de «ensayo» con sus Essais de 1580, fue Antonio de Guevara (1480-1545) quien empleó la duda como ejercicio de vagabundeo espiritual, de peregrinaje mental, de juego verbal, de confesión personal y de exploración intelectual, en sus Epístolas familiares sobre todo. En ellas la voluntad de verdad entra en simbiosis con el arte literario donde lo subjetivo se hace objetivo, mezclándose los tonos de la reflexión con los de la ficción en brillante contrapunto.

Nació el ensayo guevariano del género epistolar que principió cuando Petrarca encuentra en 1345 en la Biblioteca de la catedra de Verona las epístolas de Cicerón, pero serán las Epístolas familiares de Guevara las que abrirán el camino al ensayo por su variedad temática y su espontaneidad. Nuestro franciscano las hace imprimir en 1539 (primer parte) y en 1541 (segunda). La esfera de su influencia de radio europeo será inmensa. El eufuismo inglés proviene de la manierista y elaborada prosa cortesana del obispo español, cuyo Reloj de Príncipes (Valladolid 1529) fue traducido al inglés en 1557 por Thomas North. El «eufumismo» prosperó en Inglaterra hasta el siglo XVII. Abusa del símil, de la aliteración, de la antítesis, juega con las palabras, humoriza. Se puede describir como un conceptismo ornamentado y equivale al preciosismo francés o al marinismo italiano. El Proyecto de Filosofía en español (φñ) ofrece un artículo de José María de Cossío sobre «Fray Antonio de Guevara y el ‘Euphuismo'».

Ya en el siglo XV empezó a gestarse el ensayismo hispano con figuras como Alonso de Cartagena (Doctrinal de caballeros), Mosén Diego de Valera, Fernando de la Torre y Hernando del Pulgar, autor este que reclama, como había hecho Pico de la Mirandola en su memorable manifiesto Oratio de hominis dignitate (1486) la igual dignidad de todos los hombres. Pulgar lo escribe en romance español, no en latín:

«Habemos de creer que Dios hizo los hombres y no los linajes… a todos hizo nobles de nacimiento».

Es indudable la influencia de Pulgar en Guevara, pero este le supera en riqueza y flexibilidad verbal. Está inventando el español ensayístico al incluirse autobiográficamente en sus escritos. En el prólogo de su Menosprecio de corte y alabanza de aldea (Valladolid 1539) confiesa que para conocer su doctrina hay que conocer su vida. Sus escritos son también su biografía, la epopeya de su carácter (êthos), de su segunda naturaleza espiritual y moral.

El género epistolar durante el siglo XVI florece y llama la atención a los grandes humanistas, filólogos, obtiene el cuidado de Erasmo y Luis Vives (1492-1540), aunque el humanista valenciano escribió toda su obra en latín y critica la facilidad con que se atribuyen falsas citas a los clásicos, tal vez aludiendo a Guevara.

Las cartas de Fray Antonio superan en ornamentación a las del erasmista Alonso Valdés; «prosa ornamental» llama Asunción Rallo a las del obispo de Mondoñedo [2], pero hay semejanzas temáticas en ambos autores y parecida actitud moralizadora, armonista e irenista, ambos prefieren la lengua popular al latín (y eso que Valdés fue el latinista oficial de la corte imperial). Guevara gusta más de refranes que de latinajos. Los dos abogan por la brevedad, pero Guevara renuncia menos a la galanura de estilo y Valdés es todavía fiel a la autoridad de los clásicos, mientras que Guevara los usa libremente sin someterse a ellos:

 «Son tan varios los escritores en este arte de humanidad, que fuera de las letras divinas, no hay que afirmar ni que negar en ninguna de ellas».

Así contesta al bachiller Pedro Rúa cuando este le reprocha el desenfado en tratar cuestiones históricas y en citar a las autoridades. Y es que Guevara no idolatra los textos clásicos, los recrea a su gusto y en situación, los aplica creadoramente a sus intereses y preocupaciones. Sacrifica el rigor del filólogo o del historiador a sus inquietudes vitales y su potencia creativa. A Guevara le interesa más el espíritu del texto que su letra, más su eficacia educativa y su intención moralizadora que la verificación de los hechos del pasado, de ahí que no se preocupe ni por contradecirse ni por plagiar; procura, ante todo, como afirma muchas veces, mover a la concordia y al bien, porque las buenas palabras no valen de nada sin las obras honestas.

Montaigne estuvo a punto de elegir la forma epistolar y da a lo que escribe el nombre de Essais asociándolo a un método más que a una categoría literaria. Para el francés como para Guevara escribir es ensayarse, ejercitarse en busca de una identidad para sí mismo. Guevara eligió la epístola seguramente atraído por las Ad familiares de Cicerón, pero también porque es la forma más libre y flexible de expresión que tenía a su alcance, el plural epíteto «familiares» alude al estilo, al modo cercano del diálogo con el lector, su destinatario, y más aún consigo mismo, en monólogo reflexivo (no tenemos constancia de que los Soliloqui de Marco Aurelio fuesen conocidos por Guevara, tal vez supo de ellos indirectamente).

En su ensayarse descubre Guevara la complejidad contradictoria de su carácter, la dicotomía constante entre la arrogancia de escritor prestidigitador, y la humildad de predicador franciscano; entre la picaresca y la religiosidad; la seriedad y el juego… El enfoque personal, el cuidado de la expresión y el contenido crítico son precisamente los tres caracteres que le permiten a Pilar Concejo deducir el verdadero espíritu ensayístico de las Epistolas de Guevara.

*

*

La voz latina ‘exagium’ significó el acto de pesar algo, de pesar, sí, antes y más materialmente que lo de pensar, de ahí también el sentido más general de ponderar, examinar, valorar, juzgar (el ejercicio de sindéresis, que dirá Gracián). «Ensayo» y «ensayar» son palabras que ya aparecen en el poema Mio Cid, en el Libro de Alexandre, en el Libro del buen amor, en Fray Luis, en Lope de Vega… Ortega define el ensayo como «la ciencia menos la prueba explícita» (OO. CC., I, p 318). Guillermo de la Torre lo enfoca como «el arte más la intención reflexiva». A Guevara no le faltó ni ciencia (la de su época), ni reflexión, ni arte -concluye Pilar Concejo. Sin duda fue un maestro extraordinario e innovador de la palabra, tanto oral como escrita, y un promotor de la reflexión personal, del ‘sapere aude’ avant la letre, pionero del librepensamiento.

Como muchas veces Unamuno u Ortega, Guevara cita de memoria y, más allá, no evita barrar referencias ni perdona inventar autores con libertad camaleónica y hasta con propósito humorístico, el de hacer gracia con el sonido de sus nombres. Juega, como artista manierista, retorciendo la frase, usando lúdicamente palabras de sonido parecido pero significado diferente (paranomasias). «Discurre a lo libre» y a veces parece estar poseído como los surrealistas por una facundia ajena, por el genio inmaterial y colectivo del Lenguaje, el habla cortesana, pero también el habla de plazas, plazuelas y tabernas públicas. Este “discurrir libremente” es tendencia muy española según Gracián. Cae Guevara en la digresión, cambia de tema con facilidad, vacila, muestra escepticismo. Piensa el fraile imperial que, al contrario que las sagradas escrituras, las «artes de humanidad» no están hechas para ser aceptadas o negadas sin reparos.

Osado en sus puntos de vista, escudriña en la historia o en los clásicos ciertos modelos que inciten a obrar bien: Trajano es modelo de emperador; Plutarco, de consejero; Licurgo, de legislador; David, de pecador arrepentido… Lamenta la inflación de títulos en la España imperial con el triunfo de la vana apariencia y de la falsedad, sobre la verdad. No obstante, condena la vanidad cayendo en ella. Censura el linajudo orgullo y la codicia de fama mundana, pasiones que provocan contiendas interminables incluso entre maestros y filósofos: «disputas sobre quien sabe más y entiende más; lo cual todo proviene de lo poco que sabemos y de lo mucho que presumimos» (EE. FF. II, 2), lo cual no le impide a él mismo, buscar la gloria de un lugar preferente en el Elíseo de los plumíferos. A parte de la pluma, el otro instrumento para ser laureado es en su siglo -como el pacífico monje otrosí apunta-: la espada, la heroicidad militar contra moriscos o turcos, antes que contra cristianos, naturalmente.

Pilar Concejo [3] testificaba cómo la crítica desde los años ochenta del siglo pasado presta especial atención, con todo motivo tanto histórico como literario y filosófico, a los escritos de Antonio de Guevara, «a la variedad y ameneidad de su charla». A fin de cuentas, fue precursor en la modernidad de «el más serio, el más responsable de los géneros»: el ensayo, según lo define Marañón. Agustín Redondo [4] destacó el importante papel de Guevara en la España del siglo XVI como «acteur et témoin de son temps». En efecto, Guevara trabajó seriamente como cronista de Carlos V, cargo que disfrutó desde 1526 hasta su muerte. Pilar Concejo recoge en su libro los importantes trabajos críticos, valiosas monografías y eruditos artículos que se publicaron en los años setenta sobre el predicador imperial que inició en español el ensayismo moderno.

Arranca el género del ensayo del moralismo didáctico, como paideía literaria o «estilización artística de lo didáctico» (Gómez de Baquero). Es disertación amena y no tratado severo y riguroso (aunque no excluye la metafísica como reflexión de segundo orden), alocución destinada al público alfabetizado de la «Galaxia Gutenberg», más que a la Academia, literatura de tradición gnómica, ejemplarizante, y de perlocución moralizadora. Américo Castro ya confirmó que Guevara anticipa el ensayo y la crónica periodística como antecedente de Feijoo, Larra, Cadalso… [Unamuno, Ortega, Ferlosio, Savater, Cerezo, Marina]… También Ramón Pérez de Ayala admitió que de Guevara «procede el género exclusivamente moderno del ensayo». Pilar A. Sanjuan consideró a Guevara precursor del género y «el mejor prosista anterior a Cervantes» en su obra El ensayo hispánico. Igualmente, Juan Marichal en La voluntad de estilo (1957).

*

Antonio de Guevara Noroña – The Dial of Princes [1582 – Compiled by the reverend father in God Don Antony of Guevara, Byshop of Guadir, Preacher, & Chronicler to Charles the fift, late of that name Emperour. Englished out of the French by Thomas North, sonne of Sir Edward North knight L. North of Kirtheling. And nowe newly reuised and corrected by hym, refourmed of faultes escaped in the first edition : with an amplification also of a fourth booke annexed to the same, entituled The fauoured Courtier, never heretofore imprynted in our vulgare tongue. Right necessarie and pleasaunt to all noble and vertuous persons, [London]: Nowe newly imprinted by Richarde Tottill. An. Domini 1582]

*

Esta voluntad de estilo (Stilwille) está relacionada con la búsqueda de una voz propia, con el afán de individualidad y diferencia, que juega eclécticamente con la recepción, aún muy parcial y confusa, de los clásicos:

«Le interesa decir, pero decir bien. Movido por un patriotismo activo y reflexivo observa la realidad social y con libertad expresiva y espiritu crítico censura y ataca con ironía tipos, costumbres y profesiones…, consciente de que rompía moldes tradicionales y abría un surco literario nuevo» (Pilar Concejo, v. nota 3).

Debemos resaltar su erasmismo y su condición de estoico y asceta, así como su actitud conciliadora con las minorías de moriscos y judíos (su madre y abuela paterna son tenidas por conversas). Cita con libertad a las autoridades, pero también inventa y colorea sus fuentes. El sentimiento de autoridad se quiebra en Guevara a favor de la conciencia de individualidad. Veremos luego parecido eclecticismo en Montaigne respecto al uso de las fuentes antiguas.

Que las Epístolas familiares no son simples cartas a corresponsales lo prueba el hecho de sus fechas desconcertantes y muchas veces inexactas. Según las que proporciona el autor cubren veintiséis años más o menos, desde 1511 (Valladolid) a 1537 (Roma). En los años de mayor actividad epistolar (1522-1524) Guevara era predicador real y cronista imperial. Ejerce como diplomático acompañando al emperador Carlos en sus viajes por Italia y África. Hay quien piensa que no son cartas, sino pura ficción literaria. René Costes sospechó de la dirigida por Guevara al Gran Capitán, que había fallecido veinticinco años antes de su publicación, y otros eruditos conjeturan que las dirigidas a Padilla y a Bravo, «un poco desvergonzadas», no fueron nunca dirigidas a estos caudillos Comuneros. María Rosa Lida creyó que Guevara no las pensó como cartas, sino como ejercicio literario, o sea -digo yo- ensayístico.

Fraile penitente y a la vez influyente y cortesano, Guevara observa la crisis abierta por la llegada de Carlos V en 1517 rodeado de consejeros flamencos y lamenta el levantamiento de las Comunidades de Castilla. Sermonea e ironiza, se desahoga muy personalmente y nos hace partícipes de su preocupación por España. No pretende convencer, sino sugerir; toma de los libros, pero no se ata a su letra. Se muestra pacifista, conciliador, criticando la inexperiencia de los de Flandes y la malicia, ambición y envidia de los Comuneros castellanos. Se queja de los peligros y sinsabores que ha sufrido en Segovia y Ávila «por procurar la paz del reino» (EE. FF., I, 48) y a causa de los secesionistas, mas no excluye la compasión cristiana y tras la victoria de Pavía intercede ante el emperador mendigando piedad a favor de los rebeldes.

*

*

A algunos críticos les ha molestado la efervescencia, exuberancia y arrogancia del Yo guevariano. Aun disfrazado de inquietud y falsa modestia, el influyente franciscano se ejercita en exaltar su ego. Se coloca en primer plano del cuadro y pinta a la corte como escuela de todos los vicios, circo en que los valores están invertidos, donde se juzga por las apariencias y todo se rige por la opinión ajena y se encanalla por las murmuraciones, lugar donde los hombres pierden más tiempo y donde peor lo emplean. ¡Sólo él se alza como desengañador de los excesos de la corte imperial! Presume de mucho, de ser «largo de cuerpo, alto, seco y muy derecho» (EE. FF. I, 51), de letrado, de sufridor por el bien de la república, de obispo diligente (primero en Guadix y luego en Mondoñedo), de buen amigo… Pero también es capaz de afectar humildad -colmo de la vanidad- apelando a Jesús, al que tutea, para que le encamine al bien, «que, para decirte la verdad, como soy hijo de Lía la legañosa, tengo muy corta vista para verte» (II, 16).

Ese Yo, Yo, tan incesante, «yo confieso», «yo me prescio», «de mí digo», etc., acentúa el tono confidencial, confesional de las cartas, justificado por su propósito de comunicar con el amigo, con el colega exiliado. Tengamos en cuenta que hablar de sí en el siglo XVI requería mucho valor. Los tratados de pedagogía y retórica lo desaconsejaban por considerarlo mayormente (aunque con alguna excepción) expresión de vanidad y orgullo. Fue Guevara el primer noble que paseó su yo solitario por la plaza pública, como dijo Juan Marichal, facilitando con ello el camino a Montaigne en favor de la libertad individual de pensamiento y credo, o descredo.

Fue natural que Guevara jugase en sus escritos con los contrastes y antítesis exhibiendo facetas jocosas y tan contradictorias de su rica personalidad, mientras luchaba por reconciliar Jerusalén con Atenas y con Roma, mientras ensayaba armonizar la sabiduría pagana con la caridad cristiana, los lujos de la corte con la pobreza franciscana, su gusto por la vida con el desprecio del mundo. Describe con detalle sus inestabilidades emocionales en un desahogo subjetivo e intelectual tan inédito como novedoso. Como quería Unamuno, Guevara piensa el sentimiento y siente el pensamiento al inventar el ensayo moderno.

*

Firma autógrafa de Antonio de Guevara Noroña [1539 – Fuente: Catedral de Mondoñedo – Lugo – España / https://www.nodulo.org/ec/2008/n081p12.htm]

*

***

José Biedma López

_____________________

Notas al texto

[1] Pedro Cerezo Galán, «El ensayo en la crisis de la modernidad», en Pensar en Occidente. El ensayo español hoy. Ministerio de cultura s/f. «Ensayo y sistema constituyen -concluye Cerezo su ensayo sobre el ensayo- el doble ritmo de diástole y sístole con que respira la filosofía».

[2] Asunción Rallo Grauss. Antonio de Guevara en su contexto renacentista, Madrid 1979.

[3] Pilar Concejo, Antonio de Guevara. Un ensayista del siglo XVI. Eds. de cultura hispánica, Madrid 1985.

[4] Agustín Redondo. Antonio de Guevara et L’Espagne de son temps (1976).

*

Para seguir leyendo con José Biedma López acerca de Antonio de Guevara Noroña:

  1. https://apiedeclasico.blogspot.com/2020/08/guevara-y-el-nacimiento-del-ensayo.html#more
  2. https://filosofayciudadana.blogspot.com/2021/08/guevara-humanismo-esceptico.html?showComment=1629748800770

Categories: Crítica Literaria

About Author