Comandante – Antonio J. Quesada

Comandante – Antonio J. Quesada

Comandante

***

***

“En bastantes ocasiones, los sueños se terminan roncando”

En el momento en el que, en televisión, interrumpieron el capítulo de la telenovela todos supieron que algo grave había sucedido. Se hizo el silencio en la cafetería y, desde todas las mesas, todos los ojos se concentraron en el pequeño televisor.

En la pantalla apareció un señor vestido de militar, con el semblante muy serio y los ojos tristes, con la bandera de la Patria detrás de él y con un folio en la mano. Peor escenografía, imposible.

“Con motivo del enorme esfuerzo realizado para lograr en estos últimos días que nuestra Patria quede libre de toda actividad subversiva y antipatriótica, días y noches de trabajo continuo sin apenas dormir han dado lugar a que mi salud, que ha resistido todas las pruebas desde hace treinta y cinco años, se sometiera a un estrés extremo y, por primera vez en la Historia, se quebrantara.

Esto me provocó una crisis intestinal aguda con sangramiento sostenido que me obligó a enfrentar una complicada operación quirúrgica. La operación me obliga a permanecer varias semanas de reposo, alejado de mis responsabilidades y cargos.

Como nuestro país se encuentra permanentemente amenazado y no puede abandonar la trinchera en ningún momento, por causa de la actividad permanente de ciertos Gobiernos extranjeros que todos conocemos, que no descansan para lograr el mal de nuestra Patria, he tomado la siguiente decisión:

1) Delego con carácter provisional mis funciones como Primer Secretario del Comité Central del Movimiento en su Segundo Secretario, camarada Sacristán Villanueva.

2) Delego con carácter provisional mis funciones como Comandante en Jefe de las heroicas Fuerzas Armadas en el camarada General del Ejército Sacristán Villanueva.

3) Delego con carácter provisional mis funciones como Presidente del Consejo de Estado y del Gobierno de la República en el Primer Vicepresidente, camarada Sacristán Villanueva.

4) Delego con carácter provisional mis funciones como impulsor principal del Programa Nacional e Internacional de Salud Pública en el Miembro del Buró Político y Ministro de Salud Pública, camarada Villanueva Sacristán.

5) Delego con carácter provisional mis funciones como impulsor principal del Programa Nacional e Internacional de Educación en los camaradas Sánchez Sacristán y Sacristán Arias, Miembros del Buró Político.

6) Delego con carácter provisional mis funciones como impulsor principal del Programa Nacional de la Revolución Energética y de colaboración con otros países en este ámbito en el camarada Raúl Sacristán Sacristán, Miembro del Buró Político y Secretario del Comité Ejecutivo del Consejo de Ministros.

Los fondos correspondientes para estos tres programas, Salud, Educación y Energético, deberán seguir siendo gestionados y priorizados, como he venido haciéndolo personalmente, por los citados camaradas, quienes me acompañaron en estas gestiones y deberán constituir una comisión para ese objetivo.

Nuestro glorioso Movimiento, apoyado por las organizaciones de masas y todo el pueblo, tiene la misión de asumir la tarea encomendada en esta Proclama.

Ruego a la Patria que el noventa aniversario de mi cumpleaños, que tan generosamente miles de personalidades acordaron celebrar el próximo 1 de septiembre, sea pospuesto para el 2 de diciembre del presente año, 50 aniversario del Desembarco del Progreso, la heroica gesta que comenzó la lucha final y la victoria sobre la Tiranía.

Pido al Comité Central del Movimiento y a la Asamblea Nacional del Poder Popular el apoyo más firme a esta Proclama.

No albergo la menor duda de que nuestro pueblo y nuestra Revolución lucharán hasta la última gota de sangre para defender estas y otras ideas y medidas que sean necesarias para salvaguardar este Proceso Histórico. Los enemigos de la Patria y de la Revolución jamás podrán aplastarlas. La Batalla de Ideas seguirá adelante.

¡Viva la Patria!

¡Viva nuestra Revolución!

Fulgencio Sacristán Sacristán. Comandante en Jefe, Primer Secretario del Movimiento Nacional y Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros. Julio, 31 del 200…”.

En el momento en el que, en televisión, interrumpieron el capítulo de la telenovela todos supieron que algo grave había sucedido. Se hizo el silencio en la cafetería y, desde todas las mesas, todos los ojos se concentraron en el pequeño televisor.

En la pantalla apareció un señor vestido de militar, con el semblante muy serio y los ojos tristes, con la bandera de la Patria detrás de él y con un folio en la mano.

Peor escenografía, imposible. Sí.

***

Antonio J. Quesada

Autor
Categories: Literatura

About Author

Comments

  1. AffiliateLabz
    AffiliateLabz 22 febrero, 2020, 18:48

    Great content! Super high-quality! Keep it up! 🙂

    Reply this comment

Write a Comment

Your e-mail address will not be published.
Required fields are marked*